Pasar al contenido principal
Razonamiento

Evaluar las aptitudes de adaptación y aprendizaje mediante los test de razonamiento adaptativo

eye 238 Publicado en 03 Mar. 2021
Evaluar
tag #Cociente intelectual

 “En el examen de esta mañana, Julio ha obtenido una calificación de 12/20 aun habiéndose equivocado en 10 preguntas. Sabiendo que cada pregunta tiene la misma puntuación, ¿cuántas preguntas habían en el test? 20-20-25-30-35. Tiene 30 segundos para contestar…”

He aquí un ejemplo de pregunta a la que su candidato podría verse sometido. Decimos “podría” ya que es precisamente este matiz lo que define los test adaptativos. En efecto, si su candidato responde correctamente a esta pregunta, la próxima será más difícil. Así, cada test es único puesto que se adapta en tiempo real al nivel del candidato. Gracias a un potente algoritmo, en una fracción de segundo seleccionamos la pregunta más apropiada para su candidato, sacada de una base de cientos de preguntas de distinta dificultad. 

Formulándole las preguntas apropiadas, comprendemos más rápidamente y con mayor precisión su nivel de razonamiento.

¿Cuáles son los objetivos de las pruebas adaptativas?

El objetivo de este tipo de evaluación es sencillo: evaluar las aptitudes intelectuales de un candidato. Los resultados son también sencillos: una puntuación de su nivel de razonamiento. Pero, ¿cómo interpretar esa puntuación y trasladarla al ámbito profesional?

La puntuación generada por las buenas respuestas del candidato depende de su capacidad para poner en práctica sus aptitudes de razonamiento. Estas aptitudes no reflejan sus conocimientos sino más bien la manera de procesar una información nueva. No se trata de averiguar lo que conoce, sino de descubrir cómo se desenvuelve en la resolución de problemas nuevos. ¿Es capaz de identificar claramente los diferentes elementos de una situación? ¿Sabe establecer una relación entre estos elementos? ¿Consigue aplicar la lógica de forma eficaz para analizar el problema? ¿Consigue encontrar soluciones coherentes, mostrarse reactivo en un tiempo limitado?

Si las trasladamos al ámbito profesional, las puntuaciones de un candidato resultan útiles para anticipar cómo se integrará en el puesto y realizar una estimación de sus capacidades de adaptación y aprendizaje. Por un lado, una buena puntuación nos indica que el candidato sabrá adaptarse mejor a un nuevo entorno y alcanzar rápidamente el umbral de rendimiento exigido. Como prueba, su test refleja que puede salir de su zona de confort para abarcar cosas nuevas, que sabe apropiarse para generar sentido y sabe desenvolverse de distintas maneras para responder a las expectativas. Le resultará también más fácil comprender nuevas instrucciones sin necesidad de recibir largas explicaciones, resolver problemas sin pedir automáticamente ayuda externa, y adaptarse a la mayoría de las situaciones.

Las ventajas de este tipo de prueba 

En lo que respecta al aprendizaje, es más probable que el candidato entienda información compleja y asimile mejor nuevas ideas para enriquecer su bagaje de competencias aportando valor a la empresa. La soltura que ha demostrado tener abarcando preguntas complejas demuestra que aprende con rapidez y es capaz de asimilar eficazmente nuevos contenidos, relacionarlos con su experiencia y utilizarlos adecuadamente.

Para el experto en RRHH, esta información es una garantía de seguridad y confianza en la contratación de nuevos empleados, pero también para la movilidad del personal en plantilla hacia puestos clave, así como la inversión en formación. Para los especialistas en orientación, es reveladora de las posibilidades de integración de un candidato en una nueva profesión y una señal de éxito en la reincorporación a los estudios.

Para arrojar más luz sobre la evaluación de las capacidades de adaptación y de aprendizaje, se pueden realizar otras evaluaciones complementarias a los test adaptativos. Mientras que estos últimos están enfocados hacia las aptitudes cognitivas, otras herramientas nada desdeñables proporcionan información sobre las competencias comportamentales y emocionales de un candidato.

Las capacidades de un candidato se analizarán en función del uso eficaz de sus emociones para interactuar adecuadamente con los demás y adoptar una conducta en sintonía con su entorno. Ya que, si nuestro candidato sabe razonar utilizando la lógica, ¿es también capaz de razonar a través de sus emociones? Faltará por saber si es flexible, ágil, curioso, autónomo, despierto, ávido de descubrimientos, si confía en sus propias capacidades, … porque estas competencias también entran en juego en la evaluación de las capacidades de adaptación y aprendizaje. 

Helen Simard

Psicóloga consultora y asesora de gestión de carrera

Estos artículos también podrían interesarle