Pasar al contenido principal
Bienestar laboral

Vuelta al trabajo y riesgos psicosociales: las medidas a tomar

eye 345 Publicado en 24 Jun. 2020
Vuelta
tag #Consejos RR.HH

La crisis ha cambiado nuestro modo de vida, nuestra manera de trabajar y de comportarnos en sociedad. Confinamiento,necesidad de hacer teletrabajo , aislamiento, desempleo parcial, cambios en la vida familiar, rutina marcada por el miedo a contaminarse, son algunas de las situaciones que han aumentado los riesgos psicosociales, sobre todo para los empleados.

Un estudio realizado en Francia muestra una triste realidad : un 44% de los empleados sufre estrés emocional debido al confinamiento.

Y ahora, nos disponemos a dar otro giro completo a nuestra rutina y enfrentarnos a la realidad de volver a la oficina. Aunque esta realidad no es la normalidad que hemos idealizado, como antes de la crisis. Está el miedo a contagiarse y el estrés vivido estos últimos meses, o incluso, la frustración de perder algunas ventajas del teletrabajo.

Entonces, ¿qué deben hacer las empresas? ¿Qué recursos se deben utilizar para la vuelta de los empleados?

Identificar y prevenir

Para poder actuar correctamente, debemos entender lo que tenemos que evaluar, es decir, saber qué son los riesgos psicosociales. Los “riesgos psicosociales” (o RPS) se definen como los factores que atañen a la salud mental, física y social de los empleados en un contexto laboral. Por ejemplo, el estrés, el malestar, pero también el acoso, el agotamiento profesional, e incluso la violencia en el trabajo.

Es necesario investigar el origen de estos problemas en las condiciones laborales, la organización de las tareas y las relaciones entre compañeros.

Los riesgos psicosociales son el resultado de la interacción de una persona con su entorno profesional. En función del contexto en que se mueva, una persona puede ser feliz, estar llena de energía y sentirse realizada o, al contrario, sentirse triste, estresada y desmotivada.

Si nos decidimos a realizar una evaluación de los riesgos psicosociales, habría que detenerse en primer lugar a examinar la percepción y las sensaciones experimentadas en situaciones reales, su manera de actuar frente al  estrés o el significado que el trabajo tiene para esa persona. .

Durante estas últimas semanas, algunas personas pueden haber sentido que su vida tenía menos sentido, otras han entrado en un proceso de valoración de sí mismas. La realización de  actividades distintas a las habituales, hace que algunas personas hayan descubierto nuevas áreas de interés.

Otras personas, conscientes del impacto que esta situación ha producido a nivel humano, se han preguntado si son útiles, y han sentido la necesidad de dar a su vida un enfoque más solidario, y ayudar a los demás.

Durante el regreso a las oficinas se puede aprovechar la oportunidad de crear un espacio para reflexionar, permitiendo a todo el personal descubrir y/o recordar que es lo que realmente importa.

Identificar los riesgos

Se trata de comprender correctamente los riesgos psicosociales a los que se exponen sus empleados, identificándolos y midiéndolos. Sin saberlo, su empresa tiene a su alcance una gran cantidad de información. En sus manos está encontrarla y  aprovecharla. Hay que analizar dos tipos de indicadores: los que se pueden medir  y  cuantificarse de forma objetiva, y otras señales indirectas cuya medición es menos objetiva.

Entre los indicadores del funcionamiento de la empresa que pueden medirse como   la organización y las condiciones laborales, estarían la cantidad de horas trabajadas, el absentismo laboral, la remuneración, la rotación del personal, el rendimiento organizacional, los cambios importantes, etc.

Otros indicadores indirectos  son más difíciles de medir,  sin embargo, indican claramente la presencia de riesgos psicosociales. Estas señales serían más sutiles como el tipo de comunicación en la empresa o si existe de un clima de confianza y colaboración en la empresa.

Comunicar y aumentar la confianza

Aunque se continúe con la modalidad del teletrabajo, es necesario empezar a planificar el regreso a las oficinas. Reflexionar sobre la mejor manera de hacerlo y transmitir confianza a sus empleados, ayudándoles a prepararse para los cambios y reduciendo el estrés de esta situación.

Es importante estar atento a las experiencias vividas por sus empleados en estos tiempos difíciles y resolver sus dudas sobre el “futuro”. Podemos preguntarles, dar  tiempo para pensar sobre:

¿Qué ha pasado en estas últimas semanas? ¿Qué vivencias positivas y negativas ha tenido? ¿Cuáles son sus expectativas respecto a la reincorporación al trabajo?

Hablar de los problemas resulta liberador y ayudará a algunas personas a pasar página y olvidar las dificultades de este período. Para otras personas, es una oportunidad para dar sentido a esta situación. Y usted tendrá la ocasión de conocer ideas sobre las  acciones a poner en marcha y entender en qué condiciones volverán sus empleados. El hecho de tener en cuenta sus necesidades les aportará  tranquilidad y sentirán que la empresa les escucha y se preocupa por su bienestar.

Estos artículos también podrían interesarle
Bienestar laboral | 27 Oct 2020
El deporte al servicio del bienestar

El ejercicio físico es indispensable para el bienestar físico y mental. Mantenerse activos y comer sano son dos hábitos que deberían tomarse muy en serio, si deseamos estar en buena forma.