Pasar al contenido principal
Bienestar laboral

El deporte al servicio del bienestar

eye 367 Publicado en 27 Oct. 2020
El
tag #Motivación

El ejercicio físico es indispensable para el bienestar físico y mental. Mantenerse activos y comer sano son dos hábitos que deberían tomarse muy en serio, si deseamos estar en buena forma. Sin embargo, el ritmo de vida sedentario no ayuda a mover el cuerpo, y puede ser fuente de estrés, cansancio e incluso desequilibrios hormonales. Veamos cómo incluir la actividad física en la vida diaria.

La importancia del deporte para el organismo es innegable. Los estudios prueban que al aumentar la forma física, es posible mejorar las capacidades cognitivas, como  la memoria o la resolución de problemas, y de esta forma, desarrollar cambios estructurales a nivel del cerebro (Scientifics Reports, 2019).

Un bienestar físico y corporal

Además de ser un gran aliado para la salud física, el deporte también lo es para la salud mental. Al luchar eficazmente contra el estrés y la ansiedad, es un buen remedio contra la depresión. Aumenta la autoestima y mejora la calidad del sueño. ¿Cómo? Practicar deporte provoca la secreción de hormonas como la endorfina, generalmente más conocida como « hormona de la felicidad ». En concreto, se trata de esta dulce sensación que sentimos a veces, después de una sesión deportiva.

Además, una actividad física regular aporta oxígeno al cerebro. Esta oxigenación permite mejorar notablemente las capacidades intelectuales. Por tanto, el deporte influye de manera positiva en la memoria a largo plazo, sobre la capacidad de razonamiento y análisis, así como sobre la concentración, factores clave de la productividad. Asimismo, una actividad física regular reduce considerablemente el riesgo de enfermedades neurodegenerativas.
En este contexto, el deporte contribuye al bienestar general, y de manera implícita, al bienestar laboral.

El placer, indispensable para la regularidad

Además de los objetivos corporales, lo más importante es encontrar placer al practicar una actividad física, buena para la salud. Lo ideal, sería dedicar 30 minutos de ejercicio al día para notar un efecto tangible sobre el bienestar. Y aunque hablamos de ejercicio, también podría ser salir a caminar y tomar el aire, subir las escaleras en lugar de tomar el ascensor, bajar una o dos estaciones antes de su parada de metro o autobús y hacer el resto a pie. Es totalmente posible, incluir estos 30 minutos en su rutina diaria.
Por supuesto, aún será más eficaz incluir una o dos sesiones más largas e intensas por semana. Lo más importante es mantener una regularidad. Y para ser regular, será necesario obtener con ello una sensación de placer, para no caer en el aburrimiento. Por tanto, no dude en variar sus actividades, por ejemplo, en función de la época del año.

Varíe los placeres, incluso en el trabajo

La variedad de actividades deportivas que proporcionan un efecto relajante en el cuerpo a corto plazo, es muy amplia. Comprende actividades acuáticas, como la natación o el aquabike; actividades de concentración y relajación, tales como el yoga, estiramientos y Pilates. Asimismo, deportes de resistencia como correr o bicicleta, pero también deportes recreativos como el fútbol, el rugby, el balonmano, el baloncesto y muchos otros, que tienen la ventaja adicional de compartir buenos momentos en grupo.

Sin embargo, una realidad para muchos empleados es permanecer una media de 8 horas al día, frente a una pantalla. En este caso, podemos adoptar buenos hábitos esenciales para nuestra salud y nuestro bienestar. Simplemente caminar 2 minutos cada media hora, disminuye los niveles de insulina, en comparación con las personas que no se mueven en todo el día. Así que, siempre que pueda ¡muévase y camine! Por ejemplo, en lugar de enviar un correo a su compañero en el otro extremo de la oficina, levántese y vaya a verlo directamente. Use las escaleras en sus idas y vueltas. Sepa también, que hay muchos ejercicios que se pueden realizar sin abandonar su puesto de trabajo.

No se exceda

Sin embargo, es importante escuchar su cuerpo para que estas actividades deportivas sean beneficiosas. Aumente la intensidad de sus sesiones de manera progresiva. Es preferible realizar 30 minutos de deporte cada día, en lugar de una sesión de 4 horas al mes. Eso sería contraproducente y además, correría el riesgo de lesionarse. Por otro lado, cualquier exceso conlleva efectos negativos, y el deporte no es una excepción. Demasiado ejercicio físico puede provocar, al mismo tiempo, cansancio, problemas de sueño y dolores musculares. Todo es una cuestión de equilibrio, es fundamental.  Luego, haga ejercicio porque los beneficios merecerán la pena.
 

Benjamin Valle

Gerente de comunicación - Central Test

Estos artículos también podrían interesarle