Pasar al contenido principal
Desarrollo de competencias

Soft-skills: ¿Y si convirtieras el estrés en tu aliado?

eye 577 Mise à jour le 04 Apr. 2023
Soft-skills:
tag ##DesarrolloDeCompetencias

Al pronunciar la palabra "estrés", ¿qué nos viene a la mente? Probablemente agotamiento, presión en el trabajo, miedo, sobrecarga, fatiga, conflicto, tensión, situaciones difíciles. 
A primera vista, tendemos a asociar esta palabra con una connotación negativa. Por supuesto, el estrés malo, el que se experimenta durante un largo periodo de tiempo cuando sentimos que no tenemos los recursos necesarios para hacerle frente, puede tener un fuerte impacto en nuestra salud física y mental.

Pero el estrés también puede ser positivo. Es lo que se denomina "eustrés". Es beneficioso en nuestra vida diaria e incluso podemos convertirlo en un aliado. Esta habilidad blanda puede desarrollarse si tomamos conciencia de ella y nos esforzamos con regularidad. Veamos qué es y cómo fomentarla en tu vida.

¿Qué es el eustrés? 

Tanto si lo llamamos "eustrés" como "estrés bueno", ambos son estrés positivo. En pocas palabras, el estrés es una herramienta que permite a nuestro cuerpo adaptarse a una situación amenazadora. Esta situación, a menudo fuera de nuestra zona de confort, suele experimentarse como un reto, cargada emocionalmente, a veces incómoda y confusa. Las reacciones físicas a este tipo de situaciones son bien conocidas: aumenta el ritmo cardíaco, sube la tensión arterial, aumentan los niveles de adrenalina y cortisol. Como el cuerpo humano está bien diseñado, la reacción psicológica que sigue es automática: buscamos protegernos contra esta amenaza. Por eso el estrés suele percibirse como algo negativo.

Pero estas reacciones al estrés pueden tener el efecto contrario en nuestra actividad psicológica: pueden motivarnos, aumentar nuestro rendimiento y generar satisfacción al dar lo mejor de nosotros mismos.

Aplicaciones del eustrés en la vida profesional

Hay muchos retos profesionales en la vida cotidiana: hacer un buen papel en una entrevista de trabajo, tomar una decisión importante, enfrentarse a un plazo ajustado, pedir un aumento de sueldo, empezar un nuevo trabajo, gestionar un proyecto, hacer una presentación ante un comité, etc.

Pongamos este último ejemplo: la próxima reunión del consejo de administración es dentro de tres semanas y tienes que presentar tu proyecto para que sea seleccionado entre los cuatro candidatos. A medida que pasan los días, tu felicidad se ve minada por este acontecimiento, sientes presión, anticipas el pánico ante la idea de hablar delante de este grupo, te cuesta dormir, en resumen, estás preso de un estrés negativo, que sin duda empeorará a medida que se acerque la fatídica fecha. 

Este acontecimiento puede convertirse en un estrés positivo. Cambiando tu mentalidad, puedes convertir esta situación aparentemente paralizante en una gran oportunidad para sobresalir y demostrar tus habilidades. Recuerda que si has sido elegido para intervenir es porque tienes potencial para triunfar. Y para ello, puedes actuar sobre los factores que están en tu mano: utiliza esta dosis de estrés como estímulo para preparar un argumento convincente, redactar un documento de calidad y anticiparte a posibles preguntas. Tanto si el veredicto es positivo como si no, ¡puedes estar orgulloso del reto que has superado!

Tres consejos para convertir el estrés en tu aliado 

Adopte una actitud positiva: Como hemos visto en el ejemplo anterior, un cambio de actitud ante el estrés genera energía constructiva para seguir adelante. Al cambiar tu percepción del estrés, te pones en un estado de ánimo propicio para lograr grandes cosas. Por ejemplo, en lugar de temer quedar mal en la entrevista de trabajo, les mostrarás de lo que eres capaz y destacarás los puntos fuertes de tu personalidad. Si el plazo de entrega de tu informe te produce ansiedad, aprovecha este subidón de adrenalina para mantenerte concentrado, estimular tus capacidades cognitivas y aprovechar tus habilidades de diseño. 

Tener el control: aunque el estrés puede hacer que te sientas abrumado, hay cosas que puedes hacer al respecto. Por ejemplo, no tienes el control sobre el resultado de la competición a la que te vas a presentar, pero puedes prepararte lo mejor que puedas para poner todas las posibilidades de tu lado. La decisión crucial que tienes que tomar puede ser estresante, pero puedes utilizar tus habilidades de pensamiento crítico para reflexionar sobre ella de forma eficaz y tomar una decisión acertada. De este modo, podrás controlar tu actitud, pero también los recursos de que dispones.

Escucha tus necesidades: El estrés es una gran ayuda para comprenderte a ti mismo y tus necesidades. Es importante ser consciente de sus manifestaciones y reaccionar ante sus enseñanzas. Podemos sacar provecho de cada situación estresante preguntándonos por el origen de este estrés y el mensaje que nos envía. ¿Qué significa este miedo? ¿Qué necesito para reducir/tolerar este estrés? ¿Preparación, consejos, hacer deporte, informarme, darme un buen baño, repasar más, visualizar una situación?

Al prestar atención a tu estrés, no sólo es un aliado, sino también una gran fuente de conocimiento sobre ti mismo y tus necesidades.

Helen Simard

Asesora en gestión de carrera / Consultora psicóloga

Estos artículos también podrían interesarle
Desarrollo de competencias | 05 Sep 2023
¿Cómo está la IA cambiando las competencias del futuro?

¿Alguna vez le has pedido a Siri que le diga el clima? ¿O a Alexa que ponga su canción favorita? ¿O has probado alguna vez ChatGPT para ayudarte en tu trabajo diario o simplemente por curiosidad?

Desarrollo de competencias | 10 Ago 2022
Evaluación de competencias: qué enfoque adoptar para una carrera exitosa ?

En estos momentos, el mundo del trabajo está evolucionando a un ritmo vertiginoso. Esta locura  también se ve reflejada  en las competencias las cuales son denominadas como  "habilidades locas". ¿Sabes lo que son? Son habilidades atípicas, raras y originales que nos caracterizan a cada uno.

SUSCRIBASE A NUESTRO BOLETIN INFORMATIVO

images newsletter