Pasar al contenido principal
Gerencia y Liderazgo

Neurociencias y equipos de choque: el poder de las preferencias cerebrales

eye 995 Publicado en 09 May. 2023
Neurociencias
tag ##GerenciaYLiderazgo

¿Y si usáramos la neurociencia para crear equipos de alto rendimiento? El modelo de preferencias cerebrales de Ned Herrmann ha demostrado su eficacia en esta área. Se forman equipos complementarios, polivalentes y competitivos mediante el método del “cerebro total”.Y los resultados son inequívocos en cuanto al análisis en profundidad de los problemas por parte del equipo, la calidad de las decisiones, la reducción del riesgo de error y la consecución o incluso superación de los objetivos. Echemos un vistazo a cuáles son estas preferencias cerebrales y cómo entran en juego en la composición del equipo.

La contribución de la neurociencia

Las preferencias cerebrales fueron definidas por Herrmann, inspirado en el trabajo de Sperry y MacLean*. Este concepto, derivado de la neurociencia, ha demostrado su utilidad en las áreas de aprendizaje, orientación, comunicación y RRHH. También es muy recomendable en la formación de equipos.
 
Según Herrmann, para que un equipo sea lo más eficiente posible, debe combinar en su interior un “cerebro total”. En concreto, es necesario encontrar todas las preferencias cerebrales en el equipo para que un proyecto sea pensado y ejecutado a la perfección, es decir, que combine hábilmente originalidad y viabilidad, que la sinergia entre los miembros sea un vector de productividad y que una la planificación asegura un proceso óptimo.El equipo será tanto más complementario y eficiente si todos aportan su contribución en el momento decisivo.

¿Qué es una preferencia cerebral?

“¿Eres más del cerebro izquierdo o del cerebro derecho? A menudo es desde este ángulo que generalmente se abordan las preferencias cerebrales. Esta pregunta tiene algo de verdad, pero sigue siendo incompleta para abordar las preferencias del cerebro. Porque además de esta fisura vertical que divide el cerebro en dos hemisferios, existe también una división horizontal que se opera entre la cortical y la límbica para dar, al final, cuatro cuadrantes.
 
Cada una de nosotras tiene uno o cuadrantes favoritos que nos predisponen a pensar de cierta manera y realizar ciertas tareas más fácilmente. Usamos automáticamente estas preferencias cuando tenemos que comunicarnos, aprender, procesar nueva información, abordar un problema, tomar una decisión, elegir un método de trabajo, realizar un proyecto… Todos nuestros comportamientos diarios están influenciados por estas preferencias cerebrales. Cada cuadrante tiene sus propias características y se convierte en un activo único del que el equipo no puede prescindir, a riesgo de comprometer el proyecto. Veamos estos cuadrantes en detalle.

Las cuatro preferencias: sus aportes a un equipo

El límbico derecho: el analítico
Una persona que prefiere este cuadrante evolucionará con facilidad en un universo lógico y fáctico. En equipo, este perfil con los pies en la tierra asume fácilmente el papel de ingeniero de obras para validar la viabilidad y, naturalmente, pensar en todos los detalles técnicos. A gusto con los números y las estadísticas y enfocado en la resolución de problemas, busca mantener el control y asegura meticulosamente que el proyecto avance sin contratiempos.

Sin embargo, su propensión al tecnicismo y un enfoque racional de las cosas podrían hacerlo parecer frío y demasiado “mecánico”.
 
La cortical derecha: el planificador
Este organizador nato se caracteriza por su propensión a planificar todo, coordinar y supervisar tareas. Sabiendo seguir formalmente una especificación, sabe referirse a lo prescrito para mantener el proyecto en su línea directriz y asegura el correcto cumplimiento de las normas y procedimientos. Este administrador aporta seguridad, rigor y método al equipo para estructurar un proyecto según las reglas y hacer un seguimiento de su ejecución.

A veces demasiado quisquilloso, los otros cuadrantes pueden lamentar su falta de flexibilidad, apertura a la novedad y asunción de riesgos.
 
El límbico izquierdo: el creativo
Este perfil imaginativo aporta frescura al equipo con la originalidad de sus ideas, su capacidad de síntesis e innovación así como su capacidad de ver el proyecto como un todo. Enredado en un problema, el equipo puede contar con él para conceptualizar las cosas de manera diferente y encontrar una solución original que se salga de los caminos trillados. Este promotor de cambio podrá usar su visión a largo plazo para involucrar al equipo de una manera que se destaque, además de dar sentido al proyecto.

Su lado idealista y soñador puede impedirle evaluar pragmáticamente el valor de una idea, y su tendencia a ser desordenado puede hacer que se desvíe fácilmente del plan inicial.
 
La cortical izquierda: lo relacional
Este gran comunicador tiene un desarrollado sentido relacional, apoyado en su sensibilidad y empatía. Intuitivo y apasionado, avanza según sus sentimientos, que es su brújula para percibir el entorno y saber reaccionar ante él. Con su sentido de equipo, es el aglutinante del grupo, que se compromete a establecer una hermosa armonía y asegurar la integración de todos. Tolerante, altruista y cálido, aporta humanidad al equipo, eleva la moral y motiva a los que pierden impulso, preocupándose por el bienestar de todos.

Su entusiasmo y locuacidad excesivos pueden hacer que pierdan la noción de las tareas y su emotividad puede impedirles considerar los aspectos lógicos del proyecto.

En la práctica

Estas preferencias se presentaron de forma independiente para identificar claramente sus especificidades, sus aportes y sus límites. Dicho esto, el 60% de las personas tienen una doble preferencia, a menudo concentrada hacia la izquierda o hacia la derecha, aunque son posibles los cruces de hemisferios. Un tercio de la población tiene una triple preferencia. Solo queda un 7% con una sola preferencia y un raro 3% con las cuatro preferencias.

 Se creería entonces que estos últimos podrían realizar un proyecto por su cuenta, lo cual no es falso. Sin embargo, esta totalidad de preferencias hace que cada una quede poco marcada, a diferencia de las personas con dobles, o incluso una preferencia muy desarrollada. Esto es para explicar que cada persona tiene un papel que desempeñar como equipo, que tiene una o dos preferencias muy fuertes, o que hace malabarismos fácilmente con tres o cuatro preferencias, sabiendo así encontrar un terreno para la comunicación con cada miembro del grupo. . .

¿Curioso por conocer sus preferencias o interesado en probar la composición de un equipo de "cerebro total"? El CTPI-R de Central Test es una prueba de personalidad de alto nivel que identifica los estilos de pensamiento preferidos de una persona y calcula con precisión la tasa de uso preferida de cada cuadrante. ¡Tú decides !

*Demilly, S. (2010). “Gestionar con el enfoque de Hermann: El arte de conjugado inteligencias individuales. Ediciones Eyrolles.

Helen Simard

Asesora en gestión de carrera / Consultora psicóloga

Estos artículos también podrían interesarle
Gerencia y Liderazgo | 29 Jun 2023
Las ventajas del liderazgo transformacional

El líder transformacional implica diferentes formas de ser, pensar y actuar. Los términos rectitud, disciplina, expertise, diplomacia y coherencia suelen asociarse a los líderes de alto rendimiento.

Gerencia y Liderazgo | 27 Jun 2023
Redefinir los estilos de liderazgo en un mundo cambiante

Casi 10.000 estudios han analizado el liderazgo, pero su definición sigue siendo difícil de alcanzar. Sin embargo, podemos estar de acuerdo en que el liderazgo es algo más que un título, es una habilidad que puede cultivarse.

SUSCRIBASE A NUESTRO BOLETIN INFORMATIVO

images newsletter