Pasar al contenido principal
Gerencia y Liderazgo

Cómo mantener motivado al personal: el papel del gerente

eye 4918 Publicado en 17 Mar. 2014
motivacion
tag #Motivación

A medida que los niveles de agotamiento y estrés aumentan en el ámbito profesional, se hace más importante que los gerentes puedan mantener a sus empleados motivados. El hecho de desarrollar esta motivación se hace aún más imprescindible a la hora de fomentar la lealtad de los empleados pertenecientes a la generación Y. En comparación con compañeros de trabajo más viejos, estos trabajadores tienen una mayor necesidad de definir las metas.

 

A pesar del aumento en la tasa de agotamiento y estrés, el 80% de los trabajadores franceses consideran que su función laboral es interesante. Ipsos y Logica Business Consulting midieron la moral de los empleados en febrero de 2011. El estudio halló que el 41% de los trabajadores encuentran que su trabajo les motiva y al 30% le satisface su trabajo. Sin embargo, el trabajo también es sinónimo de estrés en el caso del 35% de los trabajadores encuestados y una fuente de preocupación para el 25% de los mismos. Los empleados también declararon que pierden motivación conforme empeora su manejo de las situaciones de estrés.

Los gerentes deben revitalizar sus equipos

Para motivar de forma eficaz los equipos, los gerentes deben ser conscientes en primer lugar de los elementos clave en la motivación del personal. "La motivación es un fenómeno excesivamente complejo y cambia según la persona", comenta Roland De Saint Etienne (profesor en EPP, y formador y asesor de Central Test). "Aunque existen muchos métodos para crear motivación, según mi experiencia, ningún es 100% efectivo". Sin embargo, es posible crear condiciones favorables que ayuden a sacar la energía de las personas.

 

Los gerentes desempeñan un papel fundamental

"En el pasado, sólo había empleados y gerentes. Ahora hay empleados, gerentes y el comité ejecutivo", dice Roland De Saint Etienne. "Los gerentes, hoy más que nunca, deben actuar como intermediarios y mantener en contacto a todas las partes".
Para cumplir con esta labor y crear un entorno que incite a mantener un nivel de motivación alto, los gerentes deben comprender adecuadamente e integrar los tres conceptos siguientes:

 

1. A cada empleado le motiva una cosa diferente

Los gerentes deben conocer las expectativas, preocupaciones y necesidades de cada trabajador. "Todo el mundo se nutre de intereses diferentes y tiene motivaciones distintas. Algunas personas desean aprender cosas nuevas, mientras que otras buscan un mayor grado de autonomía", comenta De Saint Etienne. Este punto requiere una capacidad de observación y escucha excelente.
"Además, los gerentes también pueden usar herramientas de evaluación de la personalidad, como los test publicados por Central Test", añade. "Esto permite a los gerentes identificar y medir los distintos niveles de motivación". Sin embargo, estas evaluaciones sólo son verdaderamente beneficiosas en un contexto donde que se comparten y discuten los resultados.

2. Se puede confiar en los empleados

Los gerentes también deben aceptar riesgos al crear un proyecto en grupo para que cada persona se exprese en base a sus propias motivaciones individuales. "Si el gerente aprovecha la motivación de los empleado y asigna los proyectos adecuados, el equipo que anteriormente estaba desmotivado por unas ventas escasas o una recesión económica volverá a ponerse en marcha inmediatamente", afirma De Saint Etienne.

3. Los empleados necesitan sentir la existencia de un objetivo

Los gerentes también deben mostrar habilidades y comportamientos de liderazgo modélicos. "Esto implica que los gerentes deben ser exigentes, pero también deben mostrar el reconocimiento a la labor de los demás", comenta De Saint Etienne. "Éste es un tema delicado para muchos gerentes en Europa". Los gerentes deben asegurarse de que se hayan comprendido los objetivos y de que todos se sientan parte del equipo. De Saint Etienne también opina que los gerentes deben fomentar las reuniones presenciales en el trabajo. Por último, deben comportarse de forma que emanen confianza, lo que resultará en empleados realmente motivados y entusiastas con sus funciones. "La motivación no es un lujo ni una moda pasajera", dice De Saint Etienne.
"El entusiasmo es la motivación en cuerpo y alma; es el tipo de energía que nace en el interior y se transforma en acciones. ¡Verdaderamente merece la pena analizar esta idea en profundidad dentro del ámbito empresarial!"

Acerca del autor:

Roland De Saint Etienne es profesor de psicología en la Ecole de Psychologues Practiciens (EPP), donde también supervisa investigaciones. Además, es formador y asesor psicológico para Central Test. Impartirá un seminario el 26-27 de septiembre en los cursos de formación Sciences-Po Formation de París sobre cómo fomentar el entusiasmo laboral y aumentar la eficacia.

Estos artículos también podrían interesarle