Pasar al contenido principal
Habilidades Blandas

Soft-skills:¿Cómo desarrollar el pensamiento crítico de los directivos?

eye 1336 Publicado en 28 Mar. 2023
pensamiento
tag #Habilidades de gestion #Liderazgo

¿Cómo estar seguro de tomar las decisiones correctas? ... ¿Es posible estar seguro cuando tomamos una decisión? ... Lamentablemente, a menudo sólo podemos saberlo después de haberla tomado.  Las decisiones siempre implican este inevitable elemento de riesgo, ya que sólo tienen en cuenta los datos pasados y presentes. 

Sin embargo, hay una forma de aumentar la fiabilidad de nuestras decisiones mediante una habilidad excepcional: el pensamiento crítico. El pensamiento crítico es una de las habilidades más buscadas hoy en día en el mundo de los negocios. El pensamiento crítico no sólo contribuye a una toma de decisiones eficaz, sino que también evalúa con precisión la complejidad del mundo en que vivimos y facilita la búsqueda de soluciones originales. 

¿Qué es el pensamiento crítico? 

A medio camino entre las habilidades de pensamiento y las habilidades blandas, el pensamiento crítico es una combinación de habilidades cognitivas y blandas. Es una forma de razonar eficaz y conscientemente, pero también una forma de enfrentarse al mundo y cuestionarlo para captar su complejidad.

Así pues, el pensamiento crítico se basa en un razonamiento lógico agudizado que exige apertura mental, humildad intelectual y confianza en uno mismo. Estos componentes permiten a la persona evaluar la información desde varios ángulos, cuestionarla y llegar a conclusiones fundamentadas para decidir qué creer o hacer.

Al utilizar el pensamiento crítico, la persona se pregunta: "¿Cuál es el fondo del problema?", "¿Qué enfoque debo utilizar para resolverlo?", "¿Me permiten estos datos llegar a esta conclusión?", "¿No entra en conflicto este argumento con este otro?", "Si esto es cierto, ¿qué implica?"...

¿Por qué es importante el pensamiento crítico? 

El pensamiento crítico es especialmente importante para las personas que ocupan puestos directivos y de liderazgo, ya que estas funciones requieren tomar decisiones complejas que pueden tener consecuencias importantes para la organización y sus partes interesadas. Los directivos y líderes deben ser capaces de evaluar la información objetivamente, identificar sesgos y suposiciones y llegar a conclusiones fundamentadas. 

El pensamiento crítico también permite a directivos y líderes anticiparse y responder a circunstancias cambiantes, identificar oportunidades de innovación y tomar decisiones estratégicas que se ajusten a los objetivos y valores de la organización.

¿Cómo desarrollarlo? 

He aquí tres consejos prácticos para que los directivos mejoren su capacidad de pensamiento crítico:

Jugar a los detectives: el pensamiento crítico implica ese rigor intelectual en el que nada puede darse por sentado. En una época en la que Internet nos bombardea con información de todo tipo, y en la que la información falsa utiliza la sutileza para evitar salir a la luz, el pensamiento crítico es más importante que nunca para garantizar una lectura precisa del mundo que nos rodea. Jugando a ser detectives, los directivos pueden profundizar en un tema, volver a la fuente, buscar pruebas, contrastar información... en definitiva, utilizar su propio discernimiento para separar lo verdadero de lo falso y formarse una opinión lo más precisa y objetiva posible.

Buscar diferentes puntos de vista: Una de las dificultades del pensamiento crítico es el sesgo de confirmación. La gente tiende naturalmente a considerar la información y las ideas que confirman las suyas. Esto es mentalmente menos exigente, pero en realidad, la gente se pierde información rica y relevante para apoyar los hechos o la situación. Así pues, los directivos pueden practicar la búsqueda de puntos de vista diferentes. Pueden hacerlo estableciendo contactos con personas que tengan personalidades, experiencias y puntos de vista diferentes. Escuchándolos activamente y teniendo en cuenta sus puntos de vista, los directivos pueden ampliar su propia comprensión de cuestiones complejas y tomar decisiones más informadas.

Demostrar humildad intelectual: dudar y cuestionar no es un signo de debilidad, al contrario, es estar abierto a entender de otra manera lo que nos rodea y a ampliar nuestra base de conocimientos a partir de nueva información. Implica reconocer y admitir las propias limitaciones y prejuicios, y estar abierto a la retroalimentación y la crítica. Al cultivar la humildad intelectual, los directivos pueden ser más receptivos a otras perspectivas y estar más dispuestos a cuestionar sus propios supuestos y creencias.
 

Además de estos consejos, los directivos también pueden beneficiarse de la formación continua en pensamiento crítico. Esto puede incluir talleres, seminarios, ejercicios individuales regulares o cursos centrados en las habilidades y técnicas del pensamiento crítico. Al comprometerse con el aprendizaje y la mejora continuos, los directivos pueden desarrollar y perfeccionar sus habilidades de pensamiento crítico a lo largo del tiempo para convertirse en pensadores eficaces y en personas de confianza a la hora de tomar decisiones.

 

Helen Simard

Asesora en gestión de carrera / Consultora psicóloga

Estos artículos también podrían interesarle
Habilidades Blandas | 07 Mayo 2024
Gestionando el estrés a través de la Aromacología

El estrés, ese compañero frecuente en nuestros días más agitados, no siempre tiene que ser un enemigo. Con la ayuda de la Aromacología, podemos transformar el estrés en un catalizador para el cambio. 

Habilidades Blandas | 29 Abr 2024
¿Cómo elegir las habilidades transversales adecuadas para su empresa?

¡Las habilidades transversales! Esas famosas habilidades del futuro que se pueden utilizar en todos los sentidos y que prometen garantizar el crecimiento y la sostenibilidad de su empresa. Suena bien, pero en términos prácticos, es difícil saber por dónde empezar.

SUSCRIBASE A NUESTRO BOLETIN INFORMATIVO

images newsletter