Pasar al contenido principal
Desarrollo de competencias

Las cualidades esenciales de un emprendedor en tiempos de crisis

eye 506 Publicado en 17 Nov. 2020
Las
tag #Desarrollo de competencias

A pesar de la crisis actual, la creación de empresas ha experimentado un crecimiento constante desde el pasado mes de mayo. Muchos son los emprendedores que se embarcan en esta aventura contra viento y marea. Pero para evitar el naufragio, la aventura emprendedora requiere, además de unos profundos conocimientos del mercado, una mentalidad de acero y sólidas cualidades directivas.

Una actitud positiva y una mentalidad de acero

Ser emprendedor consiste, ante todo, en adoptar una actitud o mentalidad determinada. Esta mentalidad emprendedora consiste en una forma de pensar, actuar y reaccionar ante distintos desafíos y retos cotidianos esparcidos por el camino hacia el éxito. 
Un emprendedor está diariamente sometido a múltiples presiones, como la definición de las estrategias de desarrollo comercial, el establecimiento de un equipo o la implementación de un plan de marketing perspicaz para hacer frente a la competencia. Y para superar todos estos desafíos, la personalidad del emprendedor desempeña un papel crucial.

Su capacidad para automotivarse y un optimismo a toda prueba le ayudarán a no tirar la toalla en su primer fracaso y a perseverar.
Actuar con positivismo refuerza la autoestima y la confianza en el futuro, al mismo tiempo que permite forjar una mentalidad ganadora.
Esta mentalidad se construye y se trabaja. Por ejemplo, un emprendedor debería inspirarse en los logros de otros emprendedores de éxito para encontrar su fuerza y reforzar su potencial. Ya que, para triunfar, no basta con tener una visión e ideas creativas. Es necesario seguir adelante con acciones positivas y no tener miedo al fracaso. A veces, las nuevas ideas nacen de los fracasos.

Los grandes emprendedores nos dan esta lección de positivismo y perseverancia: aprendemos y crecemos a través de nuestros errores. 

Agilidad y acción

Para hacer frente a los entornos complejos e inciertos en los que tienen que prosperar, los emprendedores tienen que mostrarse sobre todo ágiles.
La agilidad es la capacidad de actuar rápidamente en situaciones inesperadas y de mostrarse abierto a nuevas oportunidades.
La agilidad comprende varias cualidades (flexibilidad, soltura, rapidez, ingenio), así como el conjunto de todos los conocimientos, destrezas sociales y competencias. Para convertirse en un emprendedor ágil, el aprendizaje continuo es la clave del éxito. La actualidad está sujeta a continuos cambios: las condiciones del mercado, las expectativas de los clientes, la legislación, los métodos de gestión, las prácticas de marketing, etc.

Para estar al día de los nuevos retos, un emprendedor tiene que formarse continuamente en los ámbitos que no domina. Y no basta con eso. Gracias al aprendizaje, nos auto cuestionamos cada día, desarrollamos la costumbre de proponernos nuevos retos, nos exigimos aprender cada vez más, tendemos a convertirnos en una mejor versión de nosotros mismos.

Por ello mismo, debe invertir tiempo en usted, comenzando con lecturas o vídeos estimulantes en internet, explorando y llevando a cabo las prácticas de los emprendedores de éxito, invirtiendo en un programa de formación, encontrando el método que más le convenga y que le permita mantenerse motivado.
No lo olvide. Un emprendedor ágil consigue adaptarse rápidamente a los avances, imagina soluciones ingeniosas y anticipa los cambios.

¿Esta pandemia mundial le impide desarrollar su negocio? Su agilidad, actitud positiva y mentalidad de acero le ayudarán a desarrollar la mejor estrategia para afrontar esta crisis.

Lucia Mititel

Gerente de Comunicación y Marketing Digital

Estos artículos también podrían interesarle
Desarrollo de competencias | 13 Ene 2022
El autoconocimiento: ¡La base de todo!

«Conócete a ti mismo» ¿Quién no ha escuchado la famosa cita de Sócrates? El autoconocimiento constituye, desde mi punto de vista, un pilar de la inteligencia emocional. Añadiría, incluso, que se trata del fundamento de la eficacia profesional.