Pasar al contenido principal
Inteligencia emocional

3 aspectos clave para desarrollar la inteligencia social

eye 1772 Publicado en 20 Jul. 2020
Inteligencia
tag #Inteligencia emocional

Las habilidades sociales forman parte de las competencias más valoradas en el mundo empresarial, sobre todo en perfiles directivos. Esta habilidad que es natural en algunas personas, se puede desarrollar con bastante facilidad, aunque es necesario tener una actitud positiva. El desarrollo de la inteligencia social puede aportar muchas ventajas: habilidad de escuchar, actitud de respeto mutuo, capacidad de adaptación, claridad a la hora de expresarse. 

Puntos clave que conviene trabajar para mejorar la inteligencia social.

1. La capacidad de observación

Para empezar de la mejor forma, hay que ser observador. Analizar el ambiente, las personas, las relaciones entre ellas, y las normas sociales implícitas en la situación en que se encuentra.

Observar el lenguaje no verbal de las personas en una habitación le proporciona mucha información sobre sus emociones. ¿Tienen los brazos y piernas cruzados o no? ¿Sus miradas son directas o están desviadas?Este análisis le permitirá adaptar su actitud y comportamiento con más facilidad a estas personas.

La capacidad de observación es una competencia fundamental para el  desarrollo de la  inteligencia social. Conocer los objetivos, motivaciones y necesidades de cada persona, podrá comunicar lo que quiere decir de forma eficaz y adaptarse mejor.

Por fin, esta capacidad le permitirá entender las normas sociales de la situación. En el contexto profesional, éstas pueden referirse a: las prácticas de la empresa, la forma de vestir, o incluso, las normas jerárquicas.

2. La empatía

Una vez se domina la capacidad de observación,  se trata de mejorar la  empatía con los distintos colaboradores de la empresa. No es necesario convertirse en una esponja sentimental, sino saber ponerse en el lugar de los demás para comprender lo que sienten. No olvide que cada persona siente las emociones de manera diferente. Esté atento a las palabras, así evitará sacar conclusiones precipitadas que puedan estar equivocadas..

Para que los demás se sientan a gusto y se abran por completo, puede empezar por adaptar su forma de hablar al suyo, o incluso imitar su forma de actuar de forma sutil. Por ejemplo, si uno de sus compañeros se comporta de una cierta manera, puede adoptar la misma actitud. Esto le permitirá estrechar  vínculos. Es lo que denominamos el lenguaje “empático”.

Respete siempre las opiniones de los demás, incluso cuando no esté de acuerdo. En efecto, querer demostrar, a cualquier precio, que usted tiene razón, se percibe a menudo como una muestra de agresividad. Por lo contrario, respete su opinión. Evite generalizar, actuar de forma impulsiva y  emitir juicios de valor para defender sus opiniones.

Hable de forma clara. De este modo, los mensajes serán transmitidos e interpretados adecuadamente.

3. El carisma

¿Creía que el carisma es innato? ¡No es cierto! Se desarrolla a lo largo de la vida. Trabajar esta aptitud le ayudará a ser auténtico y aumentará su habilidad comunicativa.

Dentro del concepto de carisma, existen muchas competencias a desarrollar : escuchar  sin interrumpir, dar su parecer sin intentar convencer a toda costa, reconocer los errores… Pero, sobre todo: ¡sonreír! Una persona sonriente se percibe como desenvuelta y suscita confianza.

Las personas carismáticas tienen facilidad para moverse en el terreno profesional: son capaces de influir en los demás, suelen estar valoradas, e incluso, ¡se las admira!

Evidentemente, estos 3 puntos (observación, empatía y carisma) no son los únicos elementos a tener en cuenta. Sin embargo, empezar a trabajar estas tres competencias permitirá obtener resultados rápidamente en sus relaciones sociales. Descubrirá que están relacionadas y notará mejoras en todos los niveles al trabajar cualquiera de ellas.

¡Acuérdese de practicar todos los  días!

Para profundizar en este tema, puede leer nuestro Ebook sobre habilidades sociales, disponible aquí.

Kate Gatens

Consultora editorial

Estos artículos también podrían interesarle
Inteligencia emocional | 07 Dic 2020
Los beneficios de la bondad para su propio bienestar

La amabilidad es una forma altruista de comportarse. Significa hacer el bien a los demás sin esperar nada a cambio. Entender las emociones de los demás es una habilidad, y ser amable ha demostrado ser beneficioso a largo plazo.