Blog

Artículos, consejos y opiniones de expertos

Usted está aquí

Soft-skills en el ámbito profesional: instrucciones y consejos prácticos para desarrollarlas

22 Jul 2019

Soft-skills en el ámbito profesional: instrucciones y consejos prácticos para desarrollarlas

0 comentarios

Tener aptitudes profesionales es una cosa. Saber gestionar las propias emociones y tener habilidades sociales es bien distinto. En efecto, ¿para qué contratar a una persona que se luce en los papeles si nadie quiere trabajar con ella? ¿Por qué las soft skills (habilidades blandas) son tan importantes en el contexto profesional?

Las 3 soft skills imprescindibles en el trabajo

1)    Autoestima

Cada individuo tiene cualidades que le hacen destacar de los demás y le convierten en un ser único. Algunos consideran que no es tarea fácil detectar estos talentos y, sin embargo, ¡es fundamental saber valorarse y hacerse valer con respecto a los demás! Se trata de lo que denominamos “autoestima”. Conlleva, ante todo, conocer las propias fortalezas y aceptar las propias debilidades.

¿Cómo desarrollarla ?

Tomando conciencia de nuestra singularidad y poniendo de relieve nuestras cualidades, contestando a la siguiente pregunta: “¿Cuál es mi valor añadido?” Por ejemplo, los más tímidos tendrán mayor dificultad a la hora de hablar en público, pero pueden ser muy creativos, rigurosos o analíticos.

Un buen método para mejorar la autoestima es elaborar cada día una lista de 5 logros personales de los que nos sintamos orgullosos para cambiar nuestro estado de ánimo y transformar la opinión que tenemos sobre nosotros mismos.

Por último, si es usted directivo, es importante dar muestras de reconocimiento a sus colaboradores. No escatime esfuerzos en este sentido ya que éstas fortalecen la autoestima y ayudan a los miembros de su equipo a confiar en sí mismos.

2)    Adaptabilidad

Soft skill sumamente valorada por los empleadores, la adaptabilidad constituye la capacidad de un individuo para adaptarse fácilmente a un entorno o situaciones nuevas. Además de contribuir en gran medida a mejorar el ambiente de trabajo, esta soft skill ayuda a cada uno de nosotros a hacer frente a un cambio o una adversidad con serenidad.

¿Cómo potenciarla?

Para empezar, hay que cambiar de costumbres: realizar cambios en la rutina, iniciar nuevas actividades, modificar la distribución interna de la oficina, etc.

Hay que atreverse a cuestionarnos a nosotros mismos, a escuchar cada consejo que nos dan. Válido o no, es importante tener en cuenta cada consejo que se nos brinda.

Por último, no dude en adoptar los puntos de vista de 3 personas de su entorno (pareja, jefe, amigo…) y enfocar la cuestión desde su perspectiva. ¿Qué solución se les ocurre? ¿Por qué no lo intenta usted también? Del mismo modo, puede encontrar asimismo 5 razones que pudieran justificar una reacción distinta a la suya. Esto le ayudará a tener una mentalidad más abierta y contribuirá a matizar la opinión que tenga sobre estas personas.

3)    Gestionar las emociones

Gestionar las propias emociones propicia un ambiente de trabajo sano. Ya se trate de la gestión del enfado, estrés o ansiedad, es imprescindible que un colaborador sepa expresar sus emociones en el momento oportuno.

¿Cómo desarrollar esta aptitud?

El método más popular y eficaz: las técnicas de respiración. La respiración abdominal es tremendamente eficaz para serenarse y recuperar el autocontrol.

Por otro lado, la meditación enfocada hacia la atención plena constituye también una valiosa herramienta para gestionar el estrés. Sólo basta con practicarla con regularidad.

Por último, ¿por qué no elabora una lista de soluciones adaptadas a su introspección personal? “Por qué me siento así?” “En qué otra situación me he sentido de la misma manera”? “Cómo he gestionado la situación”? ¿Cómo podría gestionarla de otro modo? Se trata de hacer un brainstorming e identificar áreas de mejora para aprender a gestionar mejor las situaciones desagradables.

A diferencia de los rasgos de la personalidad o las aptitudes técnicas o incluso lingüísticas, las soft skills son moldeables. En efecto, se trata de aptitudes que pueden adquirirse y potenciarse.

La inteligencia emocional desempeña por lo tanto un papel crucial para poder anticipar la capacidad que tiene un candidato para integrarse y realizarse en una empresa. Respondiendo a los desafíos actuales del mercado, Central Test ha elaborado un test que calcula la inteligencia emocional de los individuos. Denominado “Inteligencia Emocional-R”, el test analiza 15 factores de la inteligencia emocional y, gracias a la tecnología IRT, la fiabilidad de los resultados es óptima ya que elimina los sesgos relacionados con el sexo y la cultura.

 


 
Kate Gatens
Encargada de la comunicación y marketing
Licenciada en Comunicación y Marketing, Kate está a cargo de la Estrategia Editorial en Central Test. Le apasiona la literatura, la comunicación y la tecnología.