Blog

Artículos, consejos y opiniones de expertos

Usted está aquí

Cómo identificar a los candidatos motivados durante la selección ?

21 Aug 2018

Cómo identificar a los candidatos motivados durante la selección ?

Hoy en día, lo que nos motiva a la hora de trabajar, es una combinación de factores internos, como el sentido que le damos a lo que hacemos, y también de factores externos, como el ambiente de trabajo en el que nos encontramos.

En un proceso de reclutamiento, es imprescindible saber comparar las motivaciones del candidato con las exigencias del puesto de trabajo.

Ahora bien, para evaluar las motivaciones y los valores de un candidato, no podemos fiarnos únicamente en nuestros instintos. En la entrevista nuestros sesgos cognitivos influencian nuestras opiniones, y solemos evaluar la habilidad del candidato para realizar la entrevista en vez de sus verdaderas aptitudes para desempeñar el puesto. En estos casos, los test psicométricos pueden aportarnos valiosa información objetiva.

La motivación puede estar relacionada con tres tipos de factores:

  • La personalidad 
  • – es el ADN del individuo, y está compuesto por sus aspiraciones más profundas, como por ejemplo, la tendencia a preocuparse por los demás, la necesidad de acción o de dirigir un equipo. Estas motivaciones suelen ser estables y a veces son necesarios para desempeñar un puesto con éxito o bien encajar con la cultura de una empresa.
     
  • Las motivaciones externas 
  • están relacionadas con el contexto profesional como el ambiente laboral, la remuneración del puesto o la proximidad geográfica entre la oficina y el hogar. Evaluamos estas fuentes de motivación en relación a las prioridades profesionales y éstas pueden evolucionar rápidamente en función de la situación personal del individuo.
     
  • Los intereses 
  • que componen la «esencia» del individuo, son lo que le motiva intrínsecamente y le guían hacia un ámbito profesional concreto. Las motivaciones constituyen en cierto modo una extensión de la personalidad que permite orientar nuestras motivaciones hacia un objetivo preciso, y repercuten en nuestra satisfacción y rendimiento profesional.

 

Habría que combinar los tres factores para tener una visión completa de las motivaciones del individuo. Si utilizaramos un test de personalidad, resultaría útil combinarlo con un test de motivación y un test de intereses profesionales, ya sea durante el proceso de reclutamiento o más adelante, en la fase de incorporación del individuo en la empresa o durante la evaluación del rendimiento anual del empleado.